MANTRA PARA REPETIRSE UNO MISMO DE VEZ EN CUANDO

Después de un tiempo
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano y encadenar un alma
y uno aprende que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad
y uno empieza a aprender
que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas,
y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta
y los ojos abiertos
y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy
porque el terreno del mañana es demasiado inseguro para planes..
y los futuros tienen una forma de caerse a la mitad,
y después de un tiempo uno aprende que,
si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema,
asi uno planta su propio jardín
y decora su propia alma
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores,
uno aprende que realmente puede aguantar,
que realmente es fuerte,
que realmente vale
y aprende y aprende…
y con cada adiós uno aprende.

Puede que ANONIMO

11 de noviembre de 2010

Más allá

La barra del bar,
acantilado donde se rompen los abrazos,
sin pausa,
sorbos de arena,
carne desbastada por las horas,
espíritus aéreos, tan primitivos como rocas,
remueven el fondo de cada poso,
tosco espinazo donde llorar las pérdidas
y abandonar las confesiones.

Huyo entre las hierbas altas
de tu memoria,
párpados cerrados,
soliloquios de tubas aullando a la nada,
olor de tu café en este laberinto
del que borro fotografías
que ya no eran ni recuerdos,

y a pesar de todo,
más allá de la puerta,
hay caminos que siguen pareciendo rectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada